Sindicación de contenidos

RSS

Año 1995

RSS es una familia de formatos web que se usa para publicar contenido que se actualiza frecuentemente, como entradas de blogs, noticias y otros.

Un documento RSS es llamado también fuente, canal o fuente web. Puede contener el artículo completo además de datos adicionales, como la fecha, el autor, las etiquetas, etcétera. Las fuentes RSS pueden ser leídas usando un tipo de software llamado “Lector de Fuentes” o “Lector RSS”

El término RSS (Really Simple Syndication = Sindicación Realmente Simple) se usa para referirse a formatos que no necesariamente son RSS, como el formato Atom.

Historia:

La idea básica de reestructurar la información de los sitios web en un formato universalmente legible y “sindicalizable” fue concebida en 1995 por Ramanathan V. Guha mientras éste trabajaba en Apple. Posteriormente, Guha le dio su forma casi definitiva en 1999, mientras colaboraba con Netscape. Dicha versión se llama RSS 0.9. En julio de 1999 Dan Libby creó la versión RSS 0.91.

El RSS-DEV Working Group, un proyecto en el estaban involucrados Guha y otros, produjeron en RSS 1.0 en diciembre del 2000.

En Septiembre del 2002 se liberó la versión RSS 2.0. Sin embargo, los grupos de trabajo estaban separados y mientras tanto otros seguían trabajando en las versiones pre-1 del RSS.

En junio del 2003 se creó el formato Atom con la intención de iniciar “desde cero” y resolver muchos de los conflictos que tenía el formato RSS. En diciembre del 2005, el Microsoft Internet Explorer Team y el Outlook team anunciaron que adoptarían el conocido símbolo naranja (ver fotografía), tomándolo de Firefox, quien tenía ya tiempo usándolo para manejar las suscripciones RSS. Unos meses después, Opera se unió a dicha adopción.

Sin embargo, las historia del RSS continúa desarrollándose, de la mano del RSS Advisory Board, un conjunto de expertos que busca universalizar la sindicación de contenidos.

En cuanto a la utilidad práctica de las fuentes RSS es incontrovertible que ayuda a manejar la información de una manera unificada y centralizada, algo que, al mismo tiempo, beneficia y perjudica a los editores web, ya que por un lado los visitantes tienen acceso al contenido sin por ello tener que visitar la página web y, por otra parte, es una manera sencilla y “económica” de llegar a públicos más amplios. Muchos editores prefieren no ofrecer fuentes sindicables, otros ponen a disposición de los lectores “extractos” o “sumarios” aunque la mayor parte está a favor de poner a disposición del público el contenido completo, incluyendo imágenes y enlaces.

Evidentemente, no todo está escrito en lo referente a las fuentes RSS y es una tecnología que aún no se ha popularizado del todo, pues se piensa que sólo el 5% (o menos) de la gente que “navega” por la web las usa. Sin embargo, en años recientes se ha visto un notable incremento en el número de usuarios de dicha tecnología que, muchos piensan, se volverá de gran importancia en los años siguientes.