Inventos que Cambiaron el Mundo

clavo

Los clavos más antiguos hallados datan de la antigua Roma, pero  ya son mencionados en la Biblia, en relación al templo que David estaba planeando construir y que fue llevado a cabo por su hijo, el Rey Salomón.

Hasta finales del siglo XVIII, los clavos eran hechos a mano, aunque en 1590 ya se había inventado una máquina para hacerlos de forma mecánica. Sin embargo, el terminado de la pieza tenía que hacerse a mano y la cabeza del clavo era frecuentemente sólo un trozo del mismo clavo doblado en ángulo recto.

Para el siglo XIX, prácticamente todos los clavos eran hechos en serie y la industria de los clavos hechos a mano fue declinando hasta que desapareció a principios del siglo XX, pues aún había necesidad de cierto tipo de clavos (especiales en longitud, en forma o en grosor), pero en la actualidad es una actividad artesanal que ha desaparecido del todo.

twitter

Aunque twitter no es un producto "físico" sino una pieza de software, me parece justo incluirlo en la lista de inventos que han cambiado (y siguen cambiando) nuestra forma de vivir, nuestro mundo.

Twitter fue fundado por Jack Dorsey, Noah Glass, Biz Stone, y Evan Williams. Comenzó a funcionar en marzo del 2006 como un proyecto en desarrollo dentro de la compañía de podcasting Odeo. Odeo había sido fundada por Noah Glass y el blogger Evan Williams. En Octubre del 2006 comenzaron otra compañía llamada Obvious Corp. para manejar Odeo y Twitter.

El primer uso de Twitter fue interno, por los empleados de la compañía.

[SEGUIR LEYENDO]

fotocopiadora

Chester Carlson, el inventor de la fotocopiadora, era originalmente un abogado de patentes así como investigador e inventor en sus ratos libres. Como su trabajo de abogado le exigía hacer muchas copias de los documentos que procesaban, se puso a trabajar en el problema y en 1938 aplicó para una patente sobre un proceso que usaba una placa de zinc cubierta con azufre. El proceso funcionó, pero los resultados no eran muy buenos, así que trató de interesar a las grandes compañías, como IBM o General Electric, pero lo mandaron a freír espárragos pues pensaban que algo así no tenía el menor futuro.

[SEGUIR LEYENDO]

jabon El jabón ha acompañado al hombre desde hace milenios. Los sumerios, 3000 años a.C., ya lo fabricaban hirviendo sustancia alcalinas y usando el residuo sobrenadante para lavarse.

Una de la principales cualidades que debe tener un jabón es el de disolver las grasas (proceso que se llama emulsificación). Los jabones transforman la grasa en gotas muy pequeñas que luego pueden eliminarse.

Los egipcios fabricaban jabón usando agua, aceite y ceras vegetales animales o vegetales, fórmula que usaron también los griegos y los romanos. Plinio el viejo menciona un ungüento de ceniza de haya y grasa de cabra que los galos (los franceses de la actualidad) usaban como untura para el cabello, y en la excavaciuones de Pompeya se ha descubierto una fábrica de jabón que data de hace 1900 años.

Para el siglo VII el jabón era ya toda una industria y en la ciudad de Savona se hacía un jabón de aceite de oliva que se conocía como “Jabón de Castilla” y que era particularmente apreciado. El jabón de Marsella es el padre de los jabones actuales y era preparado con una mezcla de huesos triturados y grasas vegetales.

De ahí en adelante, los jabones han tenido una presencia constante en los hogares de casi todas las personas y son unos de los productos que más amplia variedad tienen, desde los simples jabones para lavar ropa que se usaban hace 20 años hasta sofisticados jabones con esencias exóticas, jabones con fines específicos (lavado de ropa, de trastos, de mascotas) o con propósitos medicinales.

lipstick Se piensa que este artículo indispensable en el armamentario femenino fue inventado en la antigüedad cuando las mujeres egipcias se colocaban piedras semi preciosas machacadas alrededor de los ojos y en los labios. Las mujeres en la india se untaban colores en los labios con fines decorativos. Los egipcios también solían extraer el tinte color púrpura de algunas algas con este propósito y lo mezclaban con iodo y bromuros, lo que constituía un peligro para su salud, ya que frecuentemente se intoxicaban.

Cleopatra, según la leyenda, hacía elaborar su labial del color carmín que se obtenía de algunos escarabajos, mezclados con hormigas molidas. Los primeros labiales con partículas brillantes se elaboraban mezclando pequeños trozos de escamas de algunos peces.

Los árabes fueron quienes inventaron los labiales sólidos. El responsable fue el legendario cosmetólogo Abulcasis. Dichos labiales, además, estaban perfumados.

Los labiales comenzaron a ganar popularidad en Inglaterra en el siglo XVI durante el reinado de Elizabeth I, quien hizo de los labios rojos y la fantasmal cara blanca el estándar de moda. En aquella época, el labial estaba hecho de cera de abeja y tituras vegetales.

Para la Segunda Guerra Mundial, los labiales ganaron popular debido, principalmente, a la industria cinematográfica.

De ahí en adelante, el lápiz de labios no ha dejado de estar presente en el rostro de las mujeres y las compañías de cosméticos han hecho verdaderas fortunas con ello. Sin embargo, un estudio hecho en octubre del 2007 encontró que la mayor parte de los lipsticks tienen trazas de plomo, lo cual resulta dañino para la salud y ha habido campañas para eliminar dicho componente, que han tenido éxito parcial.

silla-de-ruedas No sé si la silla de ruedas haya cambiado o no la historia del mundo, pero ciertamente sí lo ha hecho un lugar más transitable para algunos y ha ayudado a millones a poderse desplazar en un ambiente hostil para quien no tiene un par de piernas sanas.

Como muchos inventos de este tipo, su origen es incierto. Las primeras representaciones que se conocen de algo parecido a literas con ruedas datan del siglo VI a. C. en Grecia y lo primeros registros de sillas con ruedas usadas para transportar personas con discapacidades son del siglo III a. C en China. Dichos artefactos ya se parecían algo a las actuales sillas de ruedas, pero el modelo no llegó a su forma definitiva hasta el año 525 de nuestra era, también en China.

Sin embargo, no solamente los ancianos o paralíticos eran los usuarios de dichos vehículos, sino que eran utilizados por algunos ricos o a aquellos a quienes les disgustaba caminar, o les parecía que hacerlo en estos “modernos” medios de transporte les daba cierto “status”. Era el caso de algunos reyes europeos y señores medievales. Felipe II de España solía desplazarse en una de estas sillas allá por el año 1595. Era una forma de elaborado trono hecho de madera e hierro y que, como las actuales, incluía confortables soportes para los pies. Huelga decir que Felipe II no tenía ningún problema para caminar. Era sólo su manera de demostrar su poder y de destacar entre quienes lo rodeaban, vulgares peatones.

En 1655 el parapléjico Stephen Farfler construyó para sí mismo lo que resultó ser la primera silla de ruedas autopropulsable. Farfler era un relojero, y puso en su invento todos sus conocimientos. Este invento fue liberador para muchos, y permitió a personas como Farfler ir de un lugar a otro sin que alguien estuviese empujándolos todo el tiempo, lo cual les brindaba una evidente libertad e independencia.

Otro gran avance en sillas de ruedas fueron las sillas plegables, diseñadas por Herbert Everest, quien era un ingeniero de minas confinado a una silla de ruedas tras sufrir un accidente en su trabajo. En 1933, unió esfuerzos con un ingeniero mecánico de nombre Harold C. Jennings para diseñar una silla que fuera ligera y que al mismo tiempo pudiese doblarse con el fin de transportarla sin que ocupara tanto espacio. El resultado fue una silla de ruedas de acero tubular cuyo peso (alrededor de 25 kg) estaba muy lejos de los enormes y pesados modelos previos. Se convirtió en el estándar durante mucho tiempo. Ambos hombres fundaron la compañía Everest & Jennings cuyo principal producto eran las sillas de ruedas y que sentaron los estándares en los años por venir. Ellos dos fueron también los inventores de la primera silla de ruedas motorizada, impulsada por un motor eléctrico.

De ahí en adelante, las cosas no han hecho sino mejorar. Ahora existen sillas de ruedas de todos los tipos, colores y sabores, con motores eléctricos de gran poder, dirigidos por una perilla e, incluso, por el movimiento de los ojos.

¿Un invento trivial? Para muchos, es la diferencia entre estar confinados a una cama o participar del mundo real y una vida productiva y llena de satisfacciones y logros.

zapatos-viejos

Todo comenzó en 1305.

El rey Eduardo 1 de Inglaterra decretó que se considerase que una pulgada era la medida de tres granos de cebada alineados. Los zapateros ingleses se entusiasmaron con la idea y empezaron a fabricar, por primera vez en Europa, zapatos en tamaño estándar, con base en los tres granos de cebada. Un zapato que midiese, por ejemplo, 37 granos de cebada era conocido como tamaño 37.