Geek

correo basura

Una entretenida animación de Cyanide and Happiness donde, evidentemente, parten de una premisa imposible pero divertida: ¿Y si todo ese correo basura que recibimos diariamente dijera la verdad?

La respuesta está en el video.

Vine cumple un año

by Andrés Borbón on 25 January, 2014

in Geek, Tecnología

vine

Vine, un proyecto creado hace apenas un año, ha sido todo un éxito. Es, por decirlo de alguna manera, el Twitter de los videos. Con una duración de apenas 6 segundos, el creador de un vine (ya son más de 40 millones los usuarios) tiene que ingeniárselas para transmitir un mensaje rápido y con sentido.

Por supuesto, ya han aparecido los imitadores y muchas empresas están comenzando a usar la plataforma para hacer anuncios de sus productos, incluso de películas.

Muchos “viners” se han vuelto famosos de la noche a la mañana, y han conseguido además no pocas ganancias económicas. Nunca he hecho un vine, pero lo intentaré. Suena divertido.

los personajes de street fighter unos anios despues_01

El artista de Deviantart Arman Akopian se ha preguntado qué sucedió con los personajes del famoso videojuego Street Fighter y ha plasmado la respuesta gráficamente. Todos esos años de luchas callejeras han dejado su huella en los combatientes, quienes ahora sufren las consecuencias de los golpes y del cada vez más marcado anonimato.

Gatito para los fanáticos de Star Wars

by Andrés Borbón on 3 January, 2014

in Cómico, Geek

gatito star wars

Esta gatita posee una mancha que seguramente será muy apreciada por los fanáticos de la saga de Star Wars pues se parece algo a una de las naves de combate usadas en la famosa película. Lo malo es que al parecer esta felina ha elegido el lado oscuro de la fuerza y, siendo así, hay que poner en tela de juicio sus intenciones.

Siempre quise una Apple IIe

by Andrés Borbón on 30 October, 2013

in Anécdotas, Flashbacks, Geek, Tecnología

apple_IIe

Recuerdo bien cuándo comenzó esta locura de las computadoras personales: Algunas parecían poco más que calculadoras que se conectaban a la televisión y se programaban en BASIC. Cada semana iba a verlas, por si de milagro aparecía una que estuviese a la altura de mis ahorros, pero siempre regresaba derrotado.

También recuerdo haber aprendido este lenguaje de programación mucho antes de tener acceso a una PC (ejecutaba los programas en mi cabeza, pues quería estar listo para cuando, por fin, reuniera el dinero suficiente para comprar una máquina de estas).

¿Mis padres? Veían como una locura eso de querer tener una computadora en casa: ¿por qué? –decían–, ¿para qué?

Su hijo, no muy cuerdo desde un principio, se había vuelto definitivamente loco.

Por increíble que parezca, en aquel entonces las vendían sin ningún sistema de almacenamiento, así que si se escribía un programa había que teclearlo de nuevo para hacer que funcionara otra vez.

Luego aparecieron las unidades de cassettes para grabar los programas y, mucho después, los discos floppy de 5 1/4.

Tuve, finalmente, una Commodore 16 (con 16 Kilobytes de RAM), pero la que siempre quise fue una Apple IIe, que en aquel momento era la reina de las computadoras personales. Pocos eran los privilegiados que podían acceder a una.

Esta computadora sufrió numerosas aunque sutiles modificaciones a lo largo de su existencia, pero siempre me gustó, y estuvo en los escaparates un periodo de tiempo inusitado (tratándose de un producto tecnológico): casi 11 años, de enero de 1983 a noviembre de 1993.

Mis recursos, sin embargo, seguían siendo limitados. Para cuando estuve en condiciones de comprar mi primera PC, me decidí por el modelo de IBM, con dos slots para discos de 5 1/4 y, aunque menos “sexy”, bastante más veloz y accesible que la siempre inalcanzable Apple IIe (costaba el doble, exactamente).

La Apple corría a 1 MHz y traía de fábrica 64 KB de RAM (expandible a 1 MB), pero no era eso lo que me seducía, sino su estilo, su simplicidad, la estética, y que era relativamente compacta, no el monstruo de PC que tenía en aquel entonces sobre mi escritorio y, aunque con especificaciones muy superiores, siempre inferior a la Apple IIe, al menos en mi cabeza.

Fue el costo lo que siempre me detuvo, y que por esos tiempos comenzaba a ser más popular Windows.

Ha transcurrido una considerable cantidad de tiempo desde entonces y nunca he tenido una PC de Apple por la misma razón que al principio: Siempre encuentro algo equivalente por la mitad de precio y con mayor variedad de software.

Aunque, si he de ser honesto, aún quiero (y usaría) una Apple IIe.

Daredevil (película)

by Andrés Borbón on 10 October, 2013

in Geek

daredevil_21

Recuerdo claramente que estaba en un congreso en San Francisco, California en el 2003 cuando salió en cartelera Daredevil, protagonizada por Ben Affleck, y me moría de ganas por verla.

Fue imposible, pues el congreso fue exhaustivo y, cuando regresé, ya no estaba en cartelera. Sin embargo, el recuerdo quedó, y hace un par de meses compramos la cinta.

Tiene menos de una semana que la vimos y hasta a la tecnocultita le gustó. En cartelera tuvo buenos niveles de audiencia y no me explico por qué dejó de producirse la serie de cintas.

¿Será que Affleck  sintió que no estaban a su altura? ¿O Stan Lee dictaminó que Affleck era inapropiado para su superhéroe?

Como haya sido, la saga se interrumpió y perdimos una buena serie de cintas al estilo Batman pero sin el pedante aire mamón de grandeza de el caballero de la noche… una lástima.

[SEGUIR LEYENDO]

¿Qué es el teclado Dvorak?

by Andrés Borbón on 22 September, 2013

in Gadgets, Geek

spanish-dvorak_01

Como fanático confeso de los teclados que soy, me apena decir que nunca he probado el que es, según la opinión experta y mayoritaria, el más rápido y ergonómico.

Me refiero, por supuesto, al teclado Dvorak.

Si alguien se está preguntando por qué los teclados que usamos comúnmente (QWERTY) son tan confusos, tendremos que aprender dos cosas: A principios de los 1800s, Christopher Latham Sholes inventó la primera máquina de escribir comercialmente viable y… como los teclados no tenían ningún mecanismo tipo resorte que regresara las espigas con las letras rápidamente a su lugar, el trabajo debía hacerlo la gravedad y esta distribución de las letras resultó ser la que menos problemas ocasionaba.

En la década de 1920, un equipo de la Universidad de Washington comandado por el Dr. August Dvorak comenzó a estudiar el problema y… 12 años después, dio con el teclado Dvorak, optimizado para escribir más rápido y con menor esfuerzo en inglés pero también en otro idiomas, como el español y cualquiera que use los caracteres basados en el alfabeto latino.

Se supone que con el teclado Dvorak buena parte de las palabras pueden escribirse colocando los dedos en una sola fila, aunque inicialmente eso era sólo cierto para el inglés.

De todas formas, y como ya he mencionado, el trabajo se facilita también en otras lenguas para lo cual ha sido necesario realizar leves adaptaciones para cada idioma.

Si tu trabajo implica teclear muchas horas al día, vale la pena (como pienso hacerlo yo) darle una oportunidad al teclado Dvorak. Ya iré contándoles cómo me ha ido y los problemas que seguramente hallaré en el camino aunque, lo primero que debo resolver, es dónde conseguir uno en español.