Una noche en el fin del mundo (película)

by Andrés Borbón on 15 October, 2013

in Arte, Opinión

el fin del mundo

Recientemente, y por pura y absoluta casualidad (su horario era el que mejor nos acomodaba), he visto esta cinta en la que no tenía mucha fe pero que resultó toda una sorpresa: Una noche en el fin del mundo.

Los protagonistas son Simon Pegg y Nick Frost, dos actores cómicos británicos poco conocidos de este lado del Atlántico pero bastante famosos en el Reino Unido y sus alrededores.

La trama parece insulsa, sobada: Cinco amigos que tenían mucho tiempo sin verse deciden regresar a su pequeño y aburrido pueblo natal para cumplir un reto que, décadas atrás, quedó inconcluso: Beber una pinta de cerveza en 12 bares distintos, terminando en aquel que lleva por nombre The World’s End (El fin del mundo).

En el camino, sin embargo, y conforme el efecto de las cervezas se va intensificando (una pinta en el Reino Unido equivale a 568 ml, mientras que en los Estados Unidos son 473 ml), comienzan a notar cosas extrañas hasta que tras una riña descubren que los habitantes del pueblo han sido sustituidos por robots huecos llenos de una gelatinosa sustancia azul pero que se comportan como los sujetos originales. Los culpables: Extraterrestres, obviamente.

La cinta está llena de actuaciones de primera, y no sigue los cánones básicos de la comedia hollywoodense.

Es irreverente, violenta, profana, y los críticos la han aclamado unánimemente, tachándola casi siempre de excelente, sobresaliente, y obteniendo calificaciones más altas que las cintas de alto presupuesto (esta tuvo sólo 20 millones, pero ha recaudado más del doble).

Es, indudablemente, el tipo de comedia que me gustaría ver con más frecuencia. Lástima que a México no lleguen muchas producciones europeas.

Yo le doy 4 de 5 estrellas.

-

Previous post:

Next post: