¿Un salmón muerto con actividad cerebral?

by Andrés Borbón on 4 October, 2012

in Ciencia, Medicina

salmon fmri

Hace unos días, Ben llamó mi atención sobre uno de los premios Ig Noble otorgados este año, el Premio de Neurociencias, donde Craig M. Bennett, Abigail A. Baird, Michael B. Miller y George L. Wolford recibieron el galardón por demostrar que un estudio de fMRI (Imagen por Resonancia Magnética Funcional) podía detectar actividad cerebral casi en cualquier parte, incluso en un salmón muerto y congelado.

El estudio, publicado en el Journal of Serendipitous and Unexpected Results lleva el título de Neural Correlates of Interspecies Perspective Taking in the Post-Mortem Atlantic Salmon: An Argument For
Proper Multiple Comparisons Correction
y en él los autores explican claramente que la sensibilidad de los instrumentos y complejidad estadística para analizar las imágenes de fMRI lleva con frecuencia a falsos positivos.

El objetivo de los autores era demostrar que si no se toman con cuidado los resultados y se diseña el experimento correctamente, se puede llegar a conclusiones erróneas, como la que ellos demuestran y que concluye que un salmón muerto responde con actividad cerebral ante la presentación de imágenes específicas.

Esto, dicen los autores, sucede en un buen porcentaje de los estudios publicados, que evidentemente llevan a conclusiones erróneas y a interpretaciones que se alejan de la realidad.

La culpa de esto la tienen los métodos estadísticos con los que se analizan los datos, que ponen el umbral muy bajo y cualquier anomalía (llamada “ruido”) es interpretada como un dato a tomar en cuenta al procesar los datos y obtener resultados de los cuales se derivan las conclusiones.

Así pues, si no se elimina el ruido y se utiliza una muestra considerable con un número adecuado de comprobaciones, se obtendrán resultados poco fiables. Los autores de este estudio lo hicieron a propósito, y comprobaron su punto que curiosamente, era corroborar que estaban equivocados.

Lo peligroso (y he aquí la importancia del estudio) es que muchas veces estos estudios donde el ruido forma parte de los datos a analizar, llevan a desviar la atención de los investigadores, y del público en general, hacia aseveraciones que, muchas veces, son el fundamento de rutas de investigación y decisiones que impactan negativamente sobre la información en la que se basa el conocimiento médico.

Fuente

-

Previous post:

Next post: