Fotografía post mortem en la época victoriana

by Andrés Borbón on 1 October, 2012

in Sorprendente

Como bien saben, hasta hace no mucho tiempo existía la costumbre de tomar una última fotografía a los seres queridos que nos habían abandonado. Cuando recién habían fallecido.

Muchas veces, era una simple foto del cadáver en el ataúd, pero ocasionalmente la gente quería algo más vívido, por lo que colocaban los cuerpos en posturas que hacían pensar que estaban vivos.

Era tal el afán de crear esta ilusión, que los colocaban en soportes para que se mantuvieran sentados o de pie.

Un detalle francamente macabro era que, a veces, pintaban los párpados para que pareciera que tenían los ojos abiertos o, simplemente, les cortaban los párpados superiores.

Link al video

-

Previous post:

Next post: