Eugen Sandow, el padre del moderno fisicoculturismo

by Andrés Borbón on 7 June, 2012

in Anécdotas, Curiosidades

sandow-01

Los antiguos griegos estaban obsesionados con esculpir la forma perfecta del cuerpo masculino. Pero su civilización murió, y el fisicoculturismo murió con ella. Fue un prusiano de nombre Eugen Sandow quien lo trajo de regreso

Durante la era victoriana, un abdomen prominente era sinónimo de una cartera prominente, y los hombres no se avergonzaban de llevar algunos kilos de más. Incluso los forzudos, que asombraban a las audiencias de los circos levantando enormes pesos y grandes animales, tenían una gran barriga. Pero todo eso cambió con Eugen Sandow. Sandow hizo más que impresionar a los asistentes con su delgada cintura y sus marcados músculos; él fue pionero de la idea de hacer ejercicio con propósitos estéticos. También inventó el deporte del fisicoculturismo competitivo e inspiró el concepto de mejorar la condición física. Ahora esta es una industria que vale muchos miles de millones de dólares sólo en los Estados Unidos.

A Sandow le gustaba contar que había comenzado a perfeccionar su cuerpo cuando tenía 10 años, después de que su padre lo llevara a ver las estatuas de los dioses. Los abdómenes esculpidos en la roca y los bíceps cincelados lo inspiraron y, cuando regresó a casa, se obsesionó con desarrollar sus músculos. Por cierto, esta historia es falsa.

sandow-07

Profesor Attila

Un maestro en el arte de crear su propia leyenda, la biografía de Sandow es una mezcla de marketing e historias inventadas. Lo que se sabe por cierto es que era un acróbata prusiano que viajaba con un pequeño circo a través de Europa durante los años 1880 hasta que llegó a Bruselas sin un centavo en el bolsillo. Ahí, se topó con un maestro en el naciente mundo del acondicionamiento físico llamado Louis Durlacher, mejor conocido como el Profesor Attila.

En aquél tiempo, se pensaba que levantar más de 2 kilos y medio causaba que los músculos se contracturaran y se lesionaran, llevando eventualmente a la parálisis. Attila, sin embargo, decidió retar a la opinión popular. Un ex-forzudo de circo, desarrolló un sistema de entrenamiento progresivo con pesos en el que los músculos se fortalecían al incrementar el peso que se levantaba a lo largo del tiempo. Actualmente, es la piedra angular del fisicoculturismo. Cuando Attila conoció a Sandow, supo que había hallado el especimen perfecto para probar su sistema.

sandow-06

En 1889, ambos viajaron a Londres para hallar un show apropiado para Sandow. Para llamar la atención de la gente, enfocaron sus esfuerzos en destronar a la pareja reinante de Sampson y Cyclops. Sampson era conocido por levantar “toneladas imperiales” (unos 1,000 kilogramos), y Cyclops por doblar monedas por la mitad.

Sandow inició retando a Cyclops a una prueba de fuerza. La noche de la competencia, llegó vestido de etiqueta. Una vez en el centro del escenario, se arrancó el traje de un tirón, mostrando solamente sus sandalias romanas, unas medias, y un físico como el que nadie en la audiencia había visto antes. La concurrencia enloqueció y rápidamente se puso del lado atractivo, misterioso contendiente. Sandow derrotó claramente a Cyclops en una serie de levantamientos.

Una semana después, Sandow regresó al escenario para enfrentar a Sampson y lo igualó en cada una de las pruebas. Luego vino el reto final, la ruptura de una cadena, en la que cada uno de los contendientes tenía que liberarse con solo la fuerza de sus músculos. Sampson nunca había sido derrotado en esta prueba, pero el asunto es que hacía trampa. Sus cadenas estaban arregladas para romperse. Sandow había descubierto el truco semanas antes y buscó al herrero de Sampson, quien fabricó unas cadenas semejantes para él. La noche del concurso, las cadenas saltaron del cuerpo de Sandow en un tiempo récord, y Sampson abandonó el escenario. Londres tenía un nuevo rey de la fuerza.

A lo largo de los 1890, Sandow protagonizó un show de proezas de fuerza que atrajo a las masas. Pero las audiencias no hacían cola solo para ver cuánto era capaz de levantar Sandow, sino para ver su cuerpo. Tomando como modelo las antiguas estatuas que admiraba, Sandow añadió a su acto una serie de poses clásicas que ponían de relieve sus formas perfectamente proporcionadas. Los hombres vitoreaban, y las mujeres chillaban. Actualmente estas posturas son usadas aún en las competencias de fisicoculturismo.

sandow-05

Las actuaciones públicas eran solo parte del secreto del éxito de Sandow. Para promover su show, Sandow se fotografió usando solamente una hoja de parra. Mientras que las imágenes circulaban por todo Europa, las audiencias crecían. Sandow complementaba sus ingresos con exhibiciones privadas, donde los patrocinadores pagaban una cantidad extra para tocar sus músculos mientras que él los describía en detalle. Había que tener sales a la mano para reanimar a las mujeres que se desmayaban.

Cuando el show se trasladó a Nueva York en 1893, llamó la atención de el joven Florenz Ziegfeld Jr., más tarde conocido por sus shows en teatros que llevaban su nombre. Ziegfeld decidió producir un masivo show con Sandow como atracción principal, y juntos atravesaron el país muchas veces. En el camino, Sandow se convirtió en un notorio Casanova. Ziegfeld, quien no creía en la mala publicidad, dejó que las noticias sobre las conquistas de Sandow se difundieran. Incluso difundió el rumor de que Sandow salía con la actriz Lillian Russell, lo cual causó un gran revuelo en las columnas de chismes.

sandow-04

A la vuelta del siglo, el nombre de Sandow se convirtió en sinónimo de fuerza, atractivo y fortuna. Frases como “tan fuerte como Sandow” eran comúnmente usadas alrededor del mundo, y él fue rápido en capitalizar la fama de su nombre. Fue una de las primeras celebridades en promover artículos deportivos. El “desarrollador combinado” de Sandow, un aparato para expandir los músculos del pecho, era tan ubicuo que aún hoy, cualquier tipo de banda de goma para hacer ejercicio es llamada en francés “un sandow”.

sandow-03

En 1901, el musculoso hombre expandió su negocio instaurando su Gran Competencia, el primer concurso moderno donde los participantes eran evaluados únicamente por la apariencia de sus cuerpos. Sandow pidió a su amigo, Arthur Conan Doyle, autor de las famosas historias de Sherlock Holmes, que fuese juez en el evento. Pero las contribuciones de Sandow al fisicoculturismo y al acondicionamiento físico no terminaron ahí. También escribió uno de los primeros libros importantes sobre entrenamiento con pesas y fundó docenas de gimnasios en Europa.

Para cuando inició la Primera Guerra Mundial, Sandow aún seguía en el escenario. Una nueva oleada de forzudos americanos y europeos emergió, inspirados por su éxito. De ahí en adelante, Sandow se enfocó exclusivamente en su rol como hombre de negocios y como innovador. Y aunque era todo lo contrario de un feminista, promovió el levantamiento de pesos para mujeres, lo que lo diferenció de sus pares. Promovió también el ejercicio como una forma de mejorar la salud de las personas, argumentando que sus rutinas podían curar enfermedades como la gota. Y aunque muchas de sus ideas resultaron no ser ciertas, Sandow fue una pieza clave en enlazar el ejercicio y la salud.

sandow-02

En una era llena de ligas de deporte profesionales, Eugen Sandow fue probablemente el atleta más famoso del mundo. Y aunque su nombre se escucha raramente en estos días, su legado aún existe en los gimnasios de entrenamiento, en las revistas de fisicoculturismo, tiendas de vitaminas y almacenes de artículos deportivos en todo el globo. La idea de que los seres humanos pueden hacer algo para cambiar el diseño natural de sus cuerpos fue alguna vez un concepto que provocaba risa. Ahora, es la base de una industria multibillonaria. Tal vez de una forma más apropiada, Sandow sigue viviendo de otra forma. Es la escultura que siempre quiso ser. En el concurso Mr. Olympia que se celebra cada año, el premio que se entrega al ganador es una estatua dorada de Eugen Sandow.

Link

-

{ 1 comment… read it below or add one }

jessika lópez July 18, 2013 at 7:52 am

La verdad es q el ejecicio es fundamental para la salud más sin embargo soy d las q opina q todo en exceso es tambien dañino, no cabe duda q un cuerpo bien definido tanto d la mujer como del hombre son importantes, tanto estéticament como internament, pero hay personas q exageran de los ejerccios, ya sea por obsesión o vanidad. Es por eso q debemos limitarnos en nuestras actividades físicas para no agotar nuestro cuerpo y q en vez d un beneficio tengamos un cuerpo exhausto y con problemas a largo plazo

Reply

{ 1 trackback }

Leave a Comment

Política de Comentarios

Previous post:

Next post: