Réquiem por Blackberry

by Andrés Borbón on 30 April, 2012

in Gadgets, Geek

rim

Mis primeros teléfonos celulares (4, tal vez 5, la memoria me falla) fueron de la marca Nokia (teléfonos a prueba de balas). Luego tuve una Palm Tungsten W con la que duré bastante tiempo (la antecesora del Treo) y después… solo Blackberry, a excepción de un breve lapso en que tuve un Nokia 5800, pero lo habré usado unos dos o tres meses, y solo por la novedad, ya que me lo obsequió la gente de esa firma.

Tuve mi primer Blackberry (un 7290) en el 2005 y a pesar de que me costó acostumbrarme a él, una vez que aprendí a manejarlo no lo quise cambiar por otro, aunque debí hacerlo por el consabido problema que tenía la famosa ruedita para averiarse ante el uso rudo. Lo cambié por un 8700g pero a este también se le descompuso la rueda de desplazamiento y ahora uso uno de gama baja, un 8520, que a pesar de todo hace lo que necesito, con rapidez y con eficacia. Ya no cuenta con la rueda que tanto me gustaba, pero sigue siendo la mejor opción aunque no me molestaría tener un bold (jamás un touch, por cierto).

Y ahora, al ver los problemas económicos y el rezago que tiene RIM (la compañía que fabrica los Blackberrys), siento un poco de pena y de temor por la inevitable desaparición de estos teléfonos tan afines a mi forma de trabajar. Son rápidos como el demonio, no caducan a causa de los “firmwares” como los iPhones y, sobre todo, una vez que se han comprendido sus peculiaridades, son útiles a morir. Con decirles que he escrito capítulos enteros de una novela que traigo entre manos en mi fiel Blackberry.

No somos pocos los fans de Blackberry, pero el otro día estuve tentado a comprar un Galaxy Note ante la patente inmovilidad de la plataforma de esta marca.

Me arrepentí al final.

7 años usando un solo tipo de teléfono no es poco, pero habré de acostumbrarme en un futuro -que espero lejano- a usar otros gadgets. Solo espero que aguanten un poco más, hasta que aparezcan verdaderas tablets (o híbridos) capaces de contener sistemas operativos completos, no los de juguete que existen ahora.

No creo que Android sea la solución, ni iOs. Entre tanto, me aferro a mi Blackberry como un náufrago a un salvavidas.

-

Previous post:

Next post: