Por qué siempre tenemos espacio para el postre

by Andrés Borbón on 28 December, 2011

in Ciencia, Curiosidades, Sorprendente

la glucosa desencadena un reflejo que produce relajación en el estómago, y que así se incremente su capacidad

Cuando comemos al límite de nuestra capacidad (un buen ejemplo es la cena de Navidad) nos sentimos incapaces de tomar un bocado más. Sin embargo, al poco tiempo nos hallamos comiendo una buena porción de postre.

Y ahora los científicos ya saben por qué.

La respuesta está en el azúcar (y los postres la tienen de sobra).

Resulta que cuando consumimos azúcar (que se transforma en glucosa), suceden cosas extrañas. Los investigadores Arnold Berstad y Jørgen Valeur del hospital Lovisenberg Diakonale, en Noruega, han publicado un artículo en The Journal of the Norwegian Medical Association donde mencionan que la glucosa desencadena un reflejo que produce relajación en el estómago, y esto incrementa su capacidad (su tamaño).

Y, evidentemente, al aumentar el volumen gástrico este es capaz de aceptar una mayor cantidad de alimentos, además de que nuestra sensación de plenitud (el sentirnos llenos) disminuye, con lo que comemos más.

Me pregunto cuál es la cantidad de glucosa (azúcar) necesaria para desencadenar este reflejo. Y también me pregunto si todas las variedades de azúcar tienen el mismo efecto, además de la rapidez con la que se produce este fenómeno.

Link

-

{ 2 comments… read them below or add one }

el cabron December 28, 2011 at 9:44 am

Interesante nota, cuando me ponga a dieta recordare este post.

Reply

Crystal December 28, 2011 at 3:04 pm

Soy adicta a los postres. De hecho, si no me hago de un postre después de comer, comienzo con ansiedad y no me quedo tranquila hasta conseguirlo, es como mi "sello" de que ya termine de comer jajaja :)

Con lo que acabo de leer, responde el porque XD.

Reply

Leave a Comment

Política de Comentarios

Previous post:

Next post: