El errante Polo Norte

by Andrés Borbón on 20 January, 2011

in Ciencia, Sorprendente

brujula

Hay qué ver lo que es la ignorancia: Sabía que el Polo Norte magnético de la Tierra suele cambiar de lugar de vez en cuando, pero desconocía la magnitud de la velocidad con la que se mudaba.

Ahora descubro que el Polo Norte magnético se desplaza a enormes velocidades: 65 kilómetros cada año, en dirección a Rusia.

¿Por qué no puede quedarse quieto? Pues parece ser que se debe a modificaciones en el núcleo de la Tierra, cosas que sólo los geólogos entienden y que alguien como yo solo atina a escuchar y abrir la boca de sorpresa.

Esto quiere decir que si dejamos una brújula en una mesa con la aguja apuntando al Norte (y no vivimos en Rusia ni en la trayectoria en que se desplaza el Polo Norte) y esperamos un buen tiempo, veremos cómo, poco a poco, la aguja dejará de señalar la "N" para ubicarse en otro punto de la carátula.

-

Previous post:

Next post: