Pórtico, por Frederik Pohl

by Andrés Borbón on 26 August, 2010

in Arte, Literatura, Opinión

portico-pohlPórtico (Gateway, en inglés) es una novela escrita en 1977 por Frederik Pohl ganadora de múltiples premios entre los que se cuentan el John W. Campbell, el Nébula y el Hugo, los tres más importantes en la literatura de ciencia ficción. Es la única novela en la historia que ha ganado estos tres galardones simultáneamente.

Y no es para menos.

El tema principal de Pórtico es el descubrimiento, casi fortuito, de los restos de una cultura extraterrestre milenaria y sobre la que se sabe poco. Estos seres, a quienes llaman Heechees, crearon instrumentos, naves y materiales que a pesar de tener más de medio millón de años de antigüedad, están más avanzados que cualquier descubrimiento científico terrestre.

El planeta (casi un asteroide) donde se encuentra la mayor parte de las naves heechees halladas hasta el momento, se llama Pórtico, y los humanos exploran el lugar, que a pesar de ser pequeño (unos 10 kilómetros de diámetro) contiene una infinidad de túneles en donde vivían estos seres cuyo aspecto se desconoce, y quienes un buen día recogieron sus cosas y se marcharon a otro lugar. No hay un solo indicio de cómo eran, qué comían y cómo se manejaban sus instrumentos. Hay, además, cientos de naves heechees capaces de llegar a lugares muy lejanos (cientos o miles de años luz) en unos cuantos días, pero ya que los seres humanos no son capaces de entender el funcionamiento de las naves, deben descubrirlo por el simple método de la prueba y el error.

Pórtico es propiedad de un corporación formada por prácticamente todos los países de la Tierra, quienes pagan verdaderas fortunas a los arriesgados hombres y mujeres que se aventuran a subirse a una nave heechee y viajar a un punto desconocido del universo. Muchos mueren en el intento, ya que estas naves están programadas para ir a ciertos lugares, que muchas veces resultan peligrosos, o simplemente no regresan jamás. Sin embargo, de vez en cuando la nave los lleva a alguna base heechee donde hallan instrumentos nuevos para la humanidad y que significan un avance formidable en la tecnología. Entonces, los exploradores reciben recompensas formidables, pero no todo el mundo tiene tanta suerte, ya que suele suceder que la travesía sea tan larga que se les acaben los suministros o que uno, varios o todos los exploradores mueran. Si la nave no es dañada seriamente durante el viaje, regresa automáticamente a Pórtico, pero a veces contiene solo cadáveres y, con suerte, los instrumentos que estos descubrieron en su aventura. Al subirse a una nave heechee, nadie sabe a dónde los llevará, ni cuánto tiempo durará el viaje. Pueden ser unos cuantos días los que estén fuera o hasta un año, pero muchos se arriesgan con la esperanza de tener un golpe de suerte.

El protagonista de la novela es Bob, un hombre que en su juventud gana la lotería y usa todo el dinero para pagarse el viaje a Pórtico, donde recibe la instrucción básica y se convierte en un explorador. Pero Bob es un individuo temeroso, al que no le gusta arriesgarse y al cual le aterroriza la idea de subirse a una nave que lo llevará a un lugar donde no hay nada, al centro mismo de una estrella o a las cercanías de un agujero negro. Bob se enamora de Klara, su antigua instructora, la cual tiene bastante dinero ahorrado de una expedición exitosa previa pero que también tiene terror de volver a salir en una misión.

La novela sucede en tres planos: La historia de Bob en Pórtico, los anuncios que se cuelgan en los tableros de este planeta donde la gente busca de todo, desde compañía hasta un comprador para sus pertenencias y en el momento presente, años después de los hechos sucedidos en la estancia de Bob en Pórtico, cuando este se ha convertido ya en un hombre rico y es psicoanalizado por un robot a quien él llama Sigfrid von Shrink (Sigfrid es una palabra compuesta por la yuxtaposición de Sigmund y Freud, y “Shrink” es la forma en que los angloparlantes llaman a los psiquiatras). El robot explora la vida de un Bob cincuentón, lleno de ansiedad y de culpa, sus superficiales aventuras sexuales y la repercusión que la infancia de este y sus experiencias en Pórtico han tenido sobre él. Bob se ha convertido en un individuo muy rico y, al mismo tiempo, muy solitario e infeliz.

Al principio, esta forma triple de contar la historia resulta un poco chocante, pero poco a poco comienza a surtir efecto en el lector. La novela, que en un inicio se siente floja y poco atractiva, se convierte en una gran ópera que va creciendo en intensidad y se devoran las páginas una tras otra casi sin sentirlo. En lo personal, tardé unos 4 días en leer el libro, pero si hubiera tenido tiempo la habría terminado en un solo día. No es como las novelas de Clarke, que lo atrapan a uno desde la primera página. Pohl crea obras in crescendo, que van aumentando de intensidad hasta que la obra termina en un poderoso instante tan potente como una bomba atómica para luego disolverse en un breve pero efectivo adagio.

Es difícil transmitir la enormidad de esta obra mediante una reseña tan breve como la presente, pero el libro, desde mi humilde punto de vista, es perfecto. Aún los pasajes aparentemente inconsistentes (las entrevistas psicoanalíticas de Bob con Sigfrid), dotan a la trama de las pausas necesarias para que el siguiente fragmento resulte demoledoramente interesante.

En cuanto a la trama, no puedo decir mucho más. Sólo que en su última expedición, Bob se vuelve multimillonario pero debe pagar un gran precio por ello. Los hechos se revelan casi en las últimas 40 páginas de la novela, y lo dejan a uno con la boca abierta por la sorpresa, por la enormidad del suceso, por las implicaciones que tiene y por el gigantesco horror que encierra.

Una novela recomendable como pocas, algo humilde en su planteamiento pero grandiosa en su desarrollo y genial en su conclusión. Una verdadera obra maestra del género.

-

{ 1 comment… read it below or add one }

Vikhtor October 16, 2013 at 10:40 am

En un viaje por el tiempo llegue a este post desde 2013 solo alcance a leer hasta el cuarto párrafo y no quise seguir para evitarme la sorpresa del final. Tengo que conseguir este libro.

Reply

{ 1 trackback }

Leave a Comment

Política de Comentarios

Previous post:

Next post: