Shots Literarios: Por Una Mariposa (Jean Paul Sartre)

--ANUNCIOS--

by Andrés Borbón on 4 February, 2010

in Literatura, Shots Literarios

Boussenard y Julio Verne no pierden una ocasión de instruir: en los instantes más críticos, cortan el hilo del relato para lanzarse a la descripción de una planta venenosa, de un traje indígena: Lector, yo saltaba los pasajes didácticos; autor, de ellos atiborraba mis novelas infantiles; pretendí enseñar a mis contemporáneos todo lo que ignoraba: las costumbres de los fueguinos, la flora africana, el clima del desierto. Separados por un golpe de suerte y luego embarcados sin saberlo sobre el mismo navío y víctimas del mismo naufragio, el coleccionista de mariposas y su hija se asían a un mismo salvavidas, levantaban la cabeza, cada uno emitía un grito: “¡Daisy!”, “¡Papá!”. ¡Ay!, un escualo rondaba en procura de carne fresca, se acercaba, su vientre brillaba entre las olas. ¿Los infortunados escaparían a la muerte? Fui a buscar el tomo “Pr-Z” del Gran Larousse, lo cargué penosamente hasta mi pupitre, lo abrí en la página deseada y copié palabra por palabra: “Los tiburones son comunes en el Atlántico tropical. Estos grandes peces marinos muy voraces alcanzan hasta trece metros de longitud y pesan hasta ocho toneladas…” Tomé todo mi tiempo para transcribir el artículo: me sentía deliciosamente aburridor, tan distinguido como Boussenard y, no habiendo aún encontrado la manera de salvar a mis héroes, dormité en trance exquisito…

Para salvar a su futuro suegro y a su novia, el joven explorador de “Por una mariposa” luchó tres días y tres noches contra los tiburones; al final el mar estaba rojo; el mismo, herido, se evadió de un rancho asediado por los Apaches, atravesó el desierto teniéndose las tripas con las manos y rehusó que lo cosieran antes de haber hablado al general.

Jean Paul Sartre, Las Palabras, 1964

-

Previous post:

Next post: