Los 101 inventos que cambiaron el mundo: 118.- La silla de ruedas

by Andrés Borbón on 23 February, 2009

in Inventos que Cambiaron el Mundo

silla-de-ruedas No sé si la silla de ruedas haya cambiado o no la historia del mundo, pero ciertamente sí lo ha hecho un lugar más transitable para algunos y ha ayudado a millones a poderse desplazar en un ambiente hostil para quien no tiene un par de piernas sanas.

Como muchos inventos de este tipo, su origen es incierto. Las primeras representaciones que se conocen de algo parecido a literas con ruedas datan del siglo VI a. C. en Grecia y lo primeros registros de sillas con ruedas usadas para transportar personas con discapacidades son del siglo III a. C en China. Dichos artefactos ya se parecían algo a las actuales sillas de ruedas, pero el modelo no llegó a su forma definitiva hasta el año 525 de nuestra era, también en China.

Sin embargo, no solamente los ancianos o paralíticos eran los usuarios de dichos vehículos, sino que eran utilizados por algunos ricos o a aquellos a quienes les disgustaba caminar, o les parecía que hacerlo en estos “modernos” medios de transporte les daba cierto “status”. Era el caso de algunos reyes europeos y señores medievales. Felipe II de España solía desplazarse en una de estas sillas allá por el año 1595. Era una forma de elaborado trono hecho de madera e hierro y que, como las actuales, incluía confortables soportes para los pies. Huelga decir que Felipe II no tenía ningún problema para caminar. Era sólo su manera de demostrar su poder y de destacar entre quienes lo rodeaban, vulgares peatones.

En 1655 el parapléjico Stephen Farfler construyó para sí mismo lo que resultó ser la primera silla de ruedas autopropulsable. Farfler era un relojero, y puso en su invento todos sus conocimientos. Este invento fue liberador para muchos, y permitió a personas como Farfler ir de un lugar a otro sin que alguien estuviese empujándolos todo el tiempo, lo cual les brindaba una evidente libertad e independencia.

Otro gran avance en sillas de ruedas fueron las sillas plegables, diseñadas por Herbert Everest, quien era un ingeniero de minas confinado a una silla de ruedas tras sufrir un accidente en su trabajo. En 1933, unió esfuerzos con un ingeniero mecánico de nombre Harold C. Jennings para diseñar una silla que fuera ligera y que al mismo tiempo pudiese doblarse con el fin de transportarla sin que ocupara tanto espacio. El resultado fue una silla de ruedas de acero tubular cuyo peso (alrededor de 25 kg) estaba muy lejos de los enormes y pesados modelos previos. Se convirtió en el estándar durante mucho tiempo. Ambos hombres fundaron la compañía Everest & Jennings cuyo principal producto eran las sillas de ruedas y que sentaron los estándares en los años por venir. Ellos dos fueron también los inventores de la primera silla de ruedas motorizada, impulsada por un motor eléctrico.

De ahí en adelante, las cosas no han hecho sino mejorar. Ahora existen sillas de ruedas de todos los tipos, colores y sabores, con motores eléctricos de gran poder, dirigidos por una perilla e, incluso, por el movimiento de los ojos.

¿Un invento trivial? Para muchos, es la diferencia entre estar confinados a una cama o participar del mundo real y una vida productiva y llena de satisfacciones y logros.

-

Previous post:

Next post: