Nuestros pies fueron hechos para correr

--ANUNCIOS--

by Andrés Borbón on 21 February, 2009

in Ciencia

Feet

Un reciente artículo de Wired hace una revisión bastante extensa y clara de un artículo próximo a aparecer en el Journal of Experimental Biology (Walking, running and the evolution of short toes in humans). Dicho texto no aparecerá hasta el primero de marzo, pero ya se encuentra disponible online.

Resumiendo el largo artículo, las conclusiones a las que llegan los autores son que los dedos de los pies humanos son biomecánicamente perfectos para correr, ya que mientras más largos son los dedos, mayor cantidad de músculos se requieren para moverlos, y la supervivencia del ser humano a lo largo de su historia no se ha basado en su fuerza, pero tampoco de forma exclusiva en su inteligencia.

Una de las características que nos separan de otros animales es nuestra resistencia en la carrera de larga distancia. Hay pocos animales que puedan correr por tanto tiempo y por distancias tan largas como nosotros. Por ejemplo, cualquier ser humano en buena condición física puede cazar una gacela, simplemente corriendo detrás de ella y dejando que caiga agotada. Otros animales, como los lobos y los zorros, son capaces de correr largas distancias, pero sólo en temperaturas bajas o durante la noche, ya que carecen de los mecanismos necesarios para enfriarse.

La mayor parte de los animales corredores, como nosotros, tienen dedos cortos, como los felinos, en los cuales los dedos prácticamente se unen a la planta de los pies.

Evolutivamente, nuestros parientes primates tienen dedos en los pies mucho más largos que nosotros, y nuestros más lejanos ancestros los tenían más cortos que los gorilas o chimpancés, pero de todas formas eran más largos que los del hombre moderno. Así pues, el acortamiento de los dedos de los pies es una característica humana que nos permitió en alguna época adaptarnos a un ambiente donde nuestra fuerza y nuestra inteligencia no eran suficientes o, por lo menos, requerían cierta ayuda.

Cuando los seres humanos estábamos en la etapa de Australopithecus, eramos pequeños (medíamos apenas más de un metro), pero comenzamos a adquirir una resistencia para la carrera de larga distancia increíble y fuimos capaces de cazar grandes animales para sobrevivir. Somos, en pocas palabras, los mejores corredores del mundo.

Por supuesto, en el mundo moderno no hay necesidad de correr. Están los automóviles, y la mayor parte de las veces una carrera a la tienda más cercana para comprar Twinkies no dura más de cinco minutos, pero llevamos en nuestro interior enormes posibilidades en este terreno y todo se lo debemos a nuestros pies.

-

Previous post:

Next post: