Los Inventos que cambiaron el mundo: 102 .- La Licuadrora

by Andrés Borbón on 22 December, 2008

in Inventos que Cambiaron el Mundo, Tecnología

Los Inventos que cambiaron el mundo: 102 .- La Licuadrora

Año 1921

¿Quién no tiene una licuadora en casa? Es casi seguro que, a menos de que se trate de un lugar donde no haya energía eléctrica, este electrodoméstico estará presente.

Inicialmente, la licuadrora no se llemaba así, sino que recibía el nombre de “vibradora” y el inventor de este artefacto fue Stephen J. Poplawski, en 1921 un estadounidense de origen polaco que estuvo experimentando durante más de 7 años con dispositivos mezcladores y que al final diseñó un aparato agitador montado en el fondo de una taza y que servía (bueno, por lo menos ése es el uso que él le dio) para mezclar bebidas malteadas si la taza se situaba en una cavidad en la base del aparato.

Antes de las licuadoras:

Por supuesto que no hay necesidad de poseer una licuadora para moler alimentos (o cualquier otra sustancia). Antes de que la licuadora fuera inventada, se usaban los morteros o molcajetes, que consisten en un cuencos de piedra, bronce o de otro tipo con una pieza (mano) que sirve para machacar al material que se pretende “licuar”.

Pero las licuadoras ahorran tiempo, y mucho, así que se han convertido en uno de los aparatos electrodomésticos más difundidos en el mundo.

La licuadrora eléctrica moderna consiste de una motor eléctrico que es el que hace girar una serie de aspas más o menos afiladas, generando una corriente circular dentro de la misma y que corta y muele los alimentos.

Habitualmente, la licuadora consta de una base y de un vaso (jarra) desprendible, la cual puede ser lavada y que a su vez contiene las cuchillas giratorias .

La potencia y calidad de la licuadora son las que determinan lo que puede molerse en ella. Hay desde las industriales que permiten moler toneladas de sustancias hasta las más pequeñas, con capacidades de un taza de líquido (250cc, aproximadamente) o menos.

Pero hay que admitir que nuestro mundo no sería el mismo sin las licuadoras.

fuente y otras

-

Previous post:

Next post: