Los fascinantes pulpos (y un video de un pulpo matando un tiburón)

by Andrés Borbón on 14 June, 2008

in Ciencia, Curiosidades

Los pulpos son animales bastante curiosos. Hay más de 300 tipos diferentes, los cuales constituyen casi la tercera parte de los cefalópodos conocidos.

Algunas cosas curiosas con respecto a los pulpos:

  • Contra lo que se cree, los pulpos tienen brazos, no tentáculos. Los tentáculos son por lo general mucho más largos, y frecuentemente tienen copas de succión en la punta o, como en el caso del calamar colosal, dientes.
  • La única parte sólida en el cuerpo del pulpo es su pico, que se parece al de un perico.
  • Hay sólo una excepción a la regla anterior: Los pulpos del género cirrina, que tienen una concha protectora interna lo cual, aunque parezca increíble, es una desventaja, pues les impide a estos pulpos escurrirse en lugares estrechos.
  • Los pulpos suelen vivir muy poco. Por lo general su vida se extiende sólo un par de años, cuando mucho cinco. La razón de que vivan tan poco es la reproducción. Tras aparearse, el padre muere a los pocos meses y la madre cuida de sus huevos y deja de comer completamente. Pero ni ella ni el padre mueren por falta de alimento, sino por la acción de ciertas glándulas endócrinas. Si éstas son eliminadas, el pulpo logra vivir un tiempo más (algunos meses), tras los cuales muere de todas maneras, en ésta ocasión de inanición.
  • Los pulpos tienen tres corazones. Dos de ellos bombean sangre a través de sus branquias, mientras que el restante se encarga de hacerlo a través de cuerpo.
  • La sangre de los pulpos tiene un tono azulado, debido a que la molécula que transporta el oxígeno (la hemocianina) tiene éste color, y se encuentra disuelta en el plasma, en vez de ubicarse en los glóbulos rojos (los pulpos carecen de éstas células).
  • Los pulpos son, probablemente, los más inteligentes de todos los invertebrados. Aún se debate bastante el grado en que esto es cierto. Muchos científicos han observado que los pulpos observan a sus compañeros y aprenden de los errores de estos. Otros, se han dado cuenta que los pulpos arrojan pequeñas pelotas a las corrientes circulares y las vuelven a atrapar (esta conducta es típica del “juego”). Hay reportes de que algunos pulpos salen de sus acuarios y entran a otros en busca de comida y algunos pescadores afirman que los pulpos abordaron sus botes y abrieron las tapas de las cajas conde guardaban cangrejos para comérselos.
  • Entre los mecanismos defensivos de los pulpos se encuentran:
  1. La tinta, que nubla la visión de sus perseguidores y que, además, afecta su olfato.
  2. Cambio de color: Los pulpos tienen células llamadas cromatóforos, iridóforos y leucóforos que le ayudan a cambiar de color para mimetizarse con el ambiente. Éste también es un mecanismo para comunicar su estado de animo. El pulpo de anillos azules se pone amarillo con anillos azules cuando es provocado. Y más vale no acercársele, pues es sumamente venenoso.
  3. Cuando se encuentran bajo un ataque, los pulpos pueden arrancarse un brazo para que éste distraiga un poco al depredador
  4. Algunos pulpos tienen un cuarto mecanismo de defensa: Pueden cambiar la configuración y color de sus cuerpos para imitar la apariencia de otros depredadores, como el pez león, la serpiente marina y las anguilas.
  • Durante la reproducción, el macho encaja un brazo llamado hectocotilus en el cuerpo de la hembra mediante el cual inyecta el semen. Ella mantiene vivos a los espermatóforos durante mucho tiempo (en algunos casos durante meses). El macho muere poco después de la fecundación y la hembra pasa las veinticuatro horas del día cuidando a los huevecillos. Arroja con los brazos corrientes de agua para proporcionar oxígeno a los huevecillos. Para el momento en que los huevos eclosionan, la madre suele estar muerta.
  • Los pulpos no ven los colores y su pupila es cuadrangular.
  • Las formas en que se desplazan los pulpos son: arrastrándose y nadando. Para ésta última forma de locomoción, utilizan un tipo de propulsión parecida a la de los jets, pues lanzan un chorro de agua que los ayuda a desplazarse a mayor velocidad, lo cual deben hacer sólo de vez en cuando, pues su cuerpo blando y la carencia de huesos los hacen extraordinariamente susceptibles a los ataques.
  • En cuanto al tamaño de los pulpos, algunos de ellos pueden alcanzar, según ciertos registros no plenamente comprobados, un peso de hasta 270 kilogramos y una longitud máxima entre los brazos de 9 metros.

Pero la supuesta vulnerabilidad de los pulpos parece que es sólo un mito.

Como pueden ver en el video, muchos pulpos son bastante sagaces y agresivos cuando se lo proponen. Si alguien me hubiera dicho que un pulpo es capaz de salir victorioso en una batalla contra un tiburón, habría pensado que me querían tomar el pelo (del cual tengo cada vez menos).La lógica me obliga a pensar que un predador como el tiburón tendría muchísimas más probabilidades de matar al gelatinoso pulpo. Pero tal parece que las cosas no siempre son como parecen.

-

Previous post:

Next post: