Leonardo Da Vinci y los Modales en la Mesa

--ANUNCIOS--

by Andrés Borbón on 27 March, 2008

in Anécdotas, Cómico, Curiosidades

Desde el blog de Hazme el Chingado Favor, les traigo una entrada imperdible. No importa si son gourmets, gente común y corriente o unos bárbaros en la mesa, seguramente estarán de acuerdo con las reglas de Leonardo Da Vinci sobre la forma en que los comensales han de comportarse.

Leonardo, entre muchas otras cosas (arquitecto, pintor, escultor, inventor, anatomista), fue maestro de banquetes para Ludovico Sforza cuando éste era gobernador de Milán y, debido a esto, escribió esta lista de reglas:

“…Hay ciertos procederes indecorosos que debe evitar todo invitado, y para esto me baso en las observaciones que realicé a lo largo de los últimos años:…”

* Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.
* Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa.
* Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.
* No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.
* No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.
* No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.
* No ha de limpiar su armadura en la mesa.
* No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa misma fuente.
* No ha de escupir sobre la mesa.
* Ni tampoco de lado.
* No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.
* No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos.
* No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.
* No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está comiendo.
* No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida).
* No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa.
* Ni tampoco serpientes ni escarabajos.
* No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera).
* No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama.
* No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.
* Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.
* No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).
* Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.

LINK

-

Previous post:

Next post: